El piso de un Mercado del Sábado

Qué se puede observar en esta foto? Quizá la pregunta sea muy simple, demasiado simple, pero a veces lo maravilloso de las cosas no está en lo complicado, sino en lo simple. Y por lo general, lo más hermoso y grandioso está por lo general en lo simple. Simple no es fácil. Al contrario, lo simple está tan bien hecho que aparenta ser fácil, pero no lo es. A lo mejor tengo que cambiar la pregunta: ¿qué no vemos en la foto? Bueno, se pueden ver las piedras que están ordenadas de cierta forma que forman abanicos, algunos pies, zapatos, pantalones. Algunas sombras de aquellas personas transitando por aquella calle. Pero debo admitir que nos falta aún información … me disculpo por ello.

Dónde fue tomada esta foto?

En la ciudad de Maguncia (Mainz en Alemán) el mercado local está ahí tres veces a la semana (más información). Este mercado vende sobre todo productos de la región que son muy apreciados por la gente de la ciudad, ya que ellos apoyan los productos de la región primero, luego los productos en general de Alemania, y luego sólo compran productos de otros países si sólo es necesario o inevitable (por ejemplo plátanos y paltas o aguacates que no crecen por nada en tierra alemana). Este mercado está abiertos por muchas horas y está muy bien visitado. Esta foto la tomé un sábado, el día en el que el mercado está más visitado, ya que es el día cuando todos salen a comer algo, a hacer compras, a pasear, a tomarse una copa de vino. El mercado local es uno de los mejores lugares para reunirse y hablar de diferentes temas, entre ellos los productos de la región. Regresando a la foto …

¿Qué no se ve en la foto?

En la foto no se ve basura! Aunque la respuesta puede ser muy simple o tonta, no lo es por nada. Después de 6 horas de mercado en una calle muy transitada, el suelo de esa calle sigue igual de limpia como a las 5 de la mañana, después de que fue barrida por el servicio de limpieza de la ciudad de Maguncia. Las personas que visitan aquel mercado quizá tengan diferentes religiones, diferentes razas y diferentes nacionalidad, pero debido a la cultura de todas las personas se puede leer muy fácilmente un mensaje claro: “yo me cuido, yo cuido mi casa, yo cuido mi barrio, yo cuido de mi ciudad. Si daño a mi ciudad estoy dañando a mi barrio, estoy dañando a mis vecinos y al final me estoy dañando a mi mismo.”

A disfrutar!

Salir un sábado a tomarse una copa de vino blanco a las 10 de la mañana en el mercado local es una cosa típica en Maguncia. Personas de todas las edades se reúnen desde de la mañana hasta las dos de la tarde a comprar los mejores productos orgánicos de la región. A veces se ven a algunos vendedores algo desanimados porque no venden mucha ya que sus productos no son de Alemania. La gente paga con gusto más dinero con tal de apoyar la producción loca. El puesto de quesos está muy lleno ya que todas sus variedades de quesos están ahí para ser probadas. El puesto de flores da alegría a todas las personas que pasan por ahí, sobre todo a señoras y jóvenes señoritas que quieren algún arreglo floral sobre las mesa de sus casas o en la cocina. Al mediodía muchas personas van ya por su tercera o cuarta copa de vino, algunas se van retirando, otras siguen porque se tienen que encontrar con amigos después a almorzar. Muchas personas van solas para alegrar los ojos con la variedad de colores de los alimentos. Un hombre se tropieza con nosotros y le cuenta a una de las chicas que todos los sábados va al mercado local para comprarle flores a su mujer. Más allá hay un grupo de activistas que juntan firmas para evitar la destrucción de un pequeño parque detrás del mercado. Hay algunos músicos ganándose un par de monedas. A las dos de la tarde todo el mercado se va alistando para irse. Los precios bajan, pero no hay ningún desorden. Muchos están ahí para sobre todo disfrutar y pagan con gusto el precio justo para apoyar a los productores locales. A las dos y media de la tarde la plaza está vacía y no hay señales de que hubiera habido un mercado. El suelo de aquellas calles se ve igual a las cinco de la mañana, al medio día durante el mercado, o a las dos y media de la tarde después del mercado.

Alghedi

Sin Café por 30 días (Parte 3): Agua

Hoy es el 22 de Agosto y ya faltan 8 días para cumplir el reto de los 30 Días sin Café. La verdad que hasta hoy, lo que he hecho cada vez que quería tomarme un café ha sido hacerme una infusión (té, menta o limón y kión) o sino simplemente llenar una jarra con agua y tomarla durante todo el día. Tengo que decir que sólo he visto efectos positivos de este experimente. Aquí nombraré los cambios que he experimentado por haber dejado el café todo el mes de Agosto.

  1. Menos dolor de estómago. Cuando tomaba una taza de café, todo estaba bien. Si me pasaba de una tasa de café, por lo general experimentaba una acidez estomacal. Este no era el caso si tomaba café después de haber comido mucho, ya que su efecto era aquí más positivo que negativo. El café me daba la sensación de que la digestión mejora y es como si “cortara” la grasa. Pero si tomaba dos o más tazas de café, sin duda tenía dolor de estómago, causado principalmente por la acidez del café.
  2. Dolores de encías. Hay muchas razones para los dolores de encías, y las sentía muy sensibles sobre todo cuando tomaba café. Desde que dejé de tomar café a principios de agosto ya no siento esa sensibilidad en las encías e incluso siento que mi cuerpo se está “recuperando” de tanto consumo de café por todos los meses anteriores.
  3. Irritabilidad y nerviosismo. Si bien usaba el café para mantenerme más productivo y despierto, lo que funcionaba muy bien, por otro lado el cuerpo se encontraba en un estado alterado, irritable y nervioso. La energía era demasiada y no era una sensación pacífica. Aquí debo mencionar para todos los que tienen sentimientos en los cuales están trabajando, que es una muy buena idea dejar el café, pues con el consumo del café no van a poder escuchar a su cuerpo bien. Las emociones se expresan mediante el cuerpo, pero si debido al consumo del café el cuerpo está en un estado constante de irritabilidad y nerviosismo, entonces no podrán captar sentir sus emociones que son emitidas por su cuerpo.
  4. Dormir mejor. Gracias al café me podía mantener muchas horas despiertos, esto a costo de la salud del cuerpo. El sueño era malo y a pesar de eso podía estar al día siguiente trabajando sin problemas gracias a la ayuda de un café en el desayuno. Dejando de café de lado empecé a sentir mucho más cansancio en las noches, pero el descanso fue mucho mejor y después de algunos días levantarse se sentía diferente. Si bien ya no está esa inyección de energía que proviene del café, las mañanas empiezan más tranquilas y la energía que emana del cuerpo es de una manera fuerte y pacífica a la vez.
  5. Ligereza. Esta ligereza se puede deber no sólo al haber dejado de consumir café, sino también al consumo mayor de agua. Ya que cada vez que quiero tomar café lleno una jarra con agua, tomo mucho más agua que antes, por lo que mi cuerpo está más hidratado. Cabe decir que el café deshidrata el cuerpo, y si de por sí se consume poca agua, se vive todo el tiempo deshidratado, lo que se ve en los ojos, cabellos, piel y funcionamiento de los órganos del cuerpo.

Yo creo que seguiré mi rutina tomando agua. El café sólo me ha traído más problemas que cosas buenas y fue un casi vicio al que caí por que la bebida está por todos lados y es fácil de adquirirla. A aquellos que sientan irritabilidad, dolor de estómago, acidez, nerviosismo, mal sueño durante las noches, cansancio por las mañanas, les puede recomendar una cosa directamente: dejen el café! o moderen su consumo muchísimo.

Saludos,

Alghedi

Sin café por 30 días (Parte 2): El Kéfir

Los dos primeros días sin café fueron algo duros. De alguna manera cada vez que me sentía cansado, quería tomar un café, o un capuchino con algo de azúcar. Pero sabiendo que el café me libera del cansancio sólo para llevar mi cuerpo a un estado alterado, no he tomado café durante toda la semana. Y la idea es de no tomar café durante todo el mes. Hay muchos estudios sobre cómo cambiar un hábito, y lo que en muchos de ellos se dice es que es difícil de ignorar un hábito para dejarlo, y que lo mejor es cambiar ese hábito por otro hábito, y que si se logra esto durante 30 días consecutivos, entonces habrá funcionado. Por lo tanto cada vez que quiero tomar café durante el día, busco diferentes tipos de bebidas que también me gusten. Los primeros días intenté con jugos combinados con agua (mezcla 50 % de jugo y 50 % de agua) debido a que los jugos puros son muy dulces y no me gustan así. El miércoles de la semana pasada probé otra bebida de la cual ya había escuchado mucho y que también he tenido la oportunidad de probar: El Kéfir.

El Kéfir

El Kefir es una bebida parecida al yogur. Tiene un sabor algo ácido y es muy refrescante. El kefir es producida mediante fermentación láctica y alcohólica, a diferencia del yogur, que es producida mediante fermentación sólo láctica. El Kefir es consumida en grandes cantidades en Rusia y en otros países de Europa del Este. El inóculo (la cantidad  y tipos de microorganismos que son utilizados para empezar un proceso biológico) utilizado para hacer kefir es una simbiosis de diferentes microorganismos los cuales se encargan de la fermentación láctica y alcohólica. Esta simbiosis de microorganismos está formada por una mezcla de una o varias bacterias (Lactobacillus lactis, lactobacillus kefir, lactobacillus acidophilus,  )  y de una levadura (Kluyveromyces marxianus alias Candida kefir y Kluyveromyces lactis). Las bacterias se encargan de la fermentación láctica y la levadura de la fermentación alcohólica. Durante el proceso se llegan a formar “granos de Kefir”, que es la simbiosis de estos microorganismos que lograron agregarse y cubrirse con una membrana para mantenerse juntos. Estos granos de Kefir son fáciles de rescatar una vez que el producto está listo. Simplemente es necesario filtrar el líquido y los granos de Kefir pueden ser usados nuevamente. Ya que estos microorganismos son resistentes, se pueden congelar para luego ser usados en algún otro momento.

Si tienen más interés sobre el Kefir encontrarán una gran cantidad de información en el Internet. Conseguir la primera vez un grano de Kefir es lo más difícil, aunque se puede comprar en muchas tiendas o por el Internet. Una vez que lo tienes, puedes usarlo infinitamente porque siempre se reproducen y podrás hacer en tu casa siempre Kefir y disfrutar de esta bebida deliciosa.

Lo que respecta al Reto del Café, el Kefir es una muy buena alternativa al café que recomiendo mucho. Lamentablemente no tengo tiempo para prepararlo, pero lo compro siempre y venden Kefir con sabores a diferentes frutas. El que tomé hoy fue Kefir con sabor a fresas. Felizmente la bebida contenía 5% de fresas, así que no sólo era el sabor 🙂

Saludos kefirianos,

Alghedi