El Ritmo de los Andes

Es fácil impresionarse cuando se ven fotos de los Andes. Son grandes y hermosos. Casi siempre tuve el deseo de estar en esos lugares tan bellos, donde las montañas se ven imponentes, los ríos dándose paso por donde pueden volviendo las tierras alrededor fértiles. Los antiguos del Perú supieron aprovechar este regalo de la naturaleza, e incluso supieron hacer mucho más con ello.Tuvieron un desarrollo muy grande en la agricultura, ingeniería hidraúlica, masonería o dicho en general ingeniería de construcción. Lo último es famoso mundialmente pues cada día visitantes de todas partes del mundo llegan al Perú a ver estas ciudades impresionantes donde se encuentras rocas de muchas toneladas moldeadas como si hubieran sido de plastilina. Estas construcciones dejan las construcciones modernas que se encuentran alrededor en un estado de pena. Me he preguntado muchas veces que si hace cientos o miles de años los antiguos peruanos fueron capaces de ello, porque hoy no somos capaces de algo así o aún mejor. Mi especialidad no es la ingeniería civil y por ello me gustaría escuchar una explicación a esto de expertos en el tema.

Hay otro aspecto de los antiguos peruanos que hoy se puede vivir, aunque probablemente de una forma modificada. Este arte es la música. Una cosa es escuchar música andina en alguna habitación u oficina. Otra es escucharla viajando por los andes, viendo las montañas. Y muchas veces no pudiendo disfrutar la música como uno quisiera porque el cuerpo no está acostumbrado a estas condiciones.

La altura, la falta de aire, el ambiente nuevo, a veces el idioma hablado que no entiendo (en este caso el Quechua o Runa Simi), hacen que no pueda estar con todos mis sentidos escuchando la música. Pero después de cierta aclimatización es posible. Mientras uno viaje a más de la velocidad permitida, porque todos los conductores de la zona nunca viajan a menos de la velocidad permitida, a menos que se esté pasando una curva peligrosa. Ver por la ventana las hermosas montañas, a veces cubiertas con nieve; ver a los animales pastear y pasear libres por ahí. Caballos, burros, mulas, gallinas y sus polluelos, llamas, vicuñas, etc., observar los espacios inmensos, los colores nuevos, viajando con personas de diferente cultura, todo esto acompañado de música de la zona o música hecha por andinos, es algo único.

Los Andes tienen un efecto en las sensaciones tanto sensoriales como sentimentales. El tiempo parece ir un poco más lento, la vida parece más fácil y simple, la naturaleza es más imponente y el respeto por ella crece. Es como si el alma dejara de correr para empezar a caminar tranquilamente y contemplara todo a su alrededor. Los Andes tienen una energía muy diferente. Por eso no es ninguna sorpresa que en las montañas vivan los Apus, que son dioses que habitan dentro de estas montañas. Los antiguos peruanos creían en ello y respetaban a sus Apus.

La música andina tiene el ritmo de los Andes. Transmite ese sentimiento de melancolía, de tranquilidad, de paz. Como dije antes, la música andina tiene una influencia muy fuerte de la música de los antiguos peruanos. Pero creo que hoy tiene una influencia melancólica que no existía antes. Quizá debido a la invasión española que mandó a toda la cultura andina a un lugar de tristeza y sin esperanza. Hay música pre-hispánica que revela también la energía de los Andes y esta música revela fuerza y poder. Orgullo y tranquilidad.

La música andina actual es hermosa, y también revela el estado actual de la cultura andina. Pienso que es un estado transitorio, pues la esencia de la música andina sigue. Transmite la fuerza de los Andes. Ahora está pasando por un estado de ánimo, así como las personas solemos tener horas, días o semanas donde un estado de ánimo domina, así la música andina actual transmite esa mezcla de alegría, tristeza, melancolía, belleza y poder, donde la melancolía en mi opinión parece haber tomado fuerza mayor.

Viajar en auto por los Andes, viendo los precipicios, los animales, sintiendo el aire raro, observando la innumerable cantidad de montañas, observar el cielo azul, escuchar ese idioma tan hermoso que es el Runa Simi, y sentir la calidez y buen corazón de los andinos es algo que se debería vivir todo peruano. A esto sumarle que se escucha una canción o varias canciones andinas, hace de toda la experiencia más increíble.

En uno de esos viajes había una canción que me encanto. Seguro muchas personas la conocen. Yo no la conocía. La escuché, me encantó y no pude saber más de ella. Por casualidades descubrí hoy la canción, que es del grupo Antología. El nombre de la canción es Noche. La canción me hizo acordar este sentimiento tan fuerte que se siente viajando por los Andes, que decidí escribir este post. Música hermosa de personas con talento. Escúchenla. 🙂

Alghedi

p.s.: Las canciones nos transmiten energía. A veces suele ser una energía fuerte que se queda en nosotros. Después de escuchar dos canciones de Antología uno queda un poco en cierto estado. No lo describo porque seguro es diferente en cada persona. Si eres de una ciudad grande y vives en ella, y quieres regresar al estado “normal”, entonces escucha al final una canción actual y de moda para salir del modo “Antología”. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *