Los Cuatro Elementos

Los cuatro elementos en la antigüedad

Todos hemos escuchado de los famosos cuatro elementos. Tierra, Agua, Fuego y Aire. Desde tiempos inmemoriables se ha hablado de ellos. En todas las culturas. Muchos filósofos han hablado de estos. La medicina antigua china también las menciona. Algunas artes marciales también llegan a hablar de los cuatro elementos. La cultura india también habla mucho de los cuatro elementos. El tema más moderno de los elementos sería la película “Avatar: La Leyenda de Aang” dónde un niño que puede dominar el elemento del aire, tiene el poder de dominar los otros tres elementos y así va visitando los diferentes pueblos para aprender más. Es una película animada de artes marciales con filosofía budista e india incluída.

Los cuatro elementos y el crecimiento de la planta de café

Foto tomada en la Expo-Café 2018 Lima, Perú

Estaba investigando sobre la producción de café, un tema con el que me he topado reciéntemente gracias a la “Expo Café” que se realizó en Lima hace un par de semanas, cuando tropecé con la idea de los cuatro elementos, pero desde un punto de vista muy diferente, pero para mí más lógico y natural. Leyendo un artículo en inglés en el internet (link aquí), el autor mencionó, tratando de simplificar para los lectores la ardua labor de los agricultores y la dificultad de hacer crecer la planta de café, que la planta de café necesita principalmente de sol, agua, tierra y aire para crecer y que la combinación óptima de esos cuatro factores son importantes para que la planta de café produzca granos de calidad. Obviamente la relación de los cuatro elementos míticos y los cuatro elementos necesarios para el crecimiento del café u otras plantas es muy obvia, pero para hacerlo aún más obvia  😉  :

  • Sol: Fuego
  • Agua: Agua
  • Tierra: Tierra
  • Aire: Aire

Condiciones óptimas para el crecimiento de la planta de café

En el caso del café, se podría decir que condiciones óptimas son 1800 horas de sol anuales, entre 18 a 25 °C de temperatura, suelo a una altura de 1500 a 2000 msnm, una cantidad de agua  anual de 1500 a 2000 mm (o litros de lluvia por metro cuadrado). Aire bueno también es importante. Un aire contaminado con plagas, viruses o bacteria podrían causar grandes daños a los cultivos. El aire también ayuda al transporte de algunos micro- y macronutrientes buenos para la vitalidad de las plantas. La calidad de la tierra es crucial. Las plantas necesitan de nitrógeno, fósforo, magnesio y otros elementos para crecer bien.

Foto de Pixabay.

La fórmula correcta para un desarrollo óptimo

El café debe tener una fórmula especial, o una combinación de estos cuatro elementos, para crecer de forma óptima. Así cada planta tiene su fórmula. El ser humano biológicamente también es parecido. Las sociedades más avanzadas saben (probablemente más concientemente que inconcientemente) que estos cuatro elementos son esenciales para la salud de las personas. El suministro de agua potable es importante para la salud de las personas. Áreas abiertas también lo son, para que las personas pueden gozar de aire puro y limpio, así también asegurando la circulación del aire. Ventanas grandes y espacios para que los rayos del sol puede llegar a todos lados de la casa u oficina. La tierra vendría a significar el suministro de alimentos de calidad y su consumo de forma balanceada, con la cantidad menores de químicos. También la presencia de lugares verdes como parques y bosques para la recreación sana y el movimiento de los cuerpos es parte crucial de una vida de calidad.

Foto de Pixabay.

Cuidando el equilibrio

Así como hay una fórmula necesaria o combinación adecuada para el crecimiento de una planta, así existe una combinación adecuada de los cuatro elementos para cada ser humano. A algunos les gusta más correr que nadar, a otros les gusta más las frutas que los vegetales, a otros les gusta más el frío que el calor, y otros prefieren el aire de los andes que el aire de la costa. La filosofía de los cuatro elementos es una filossofía de la que podemos aprender mucho. Cada ser vivo necesita de cierta “fórmula” para desarrollarse de la mejor manera. Es derecho y deber de cada uno defender y buscar su propia “fórmula”. Es derecho de la humanidad unidad crear un ambiente donde exista en abundancia un sumunistro de cada uno de estos elementos en todas sus variedades y para todos los seres vivos.

En realidad la naturaleza ha estado buscando y ha logrado siempre encontrar el equilibrio necesario de estos elementos. Así incontable formas de vida han podido prosperar en esta tierra. Como seres humanos deberíamos tener la de tarea conservar estos equilibrios, y con nuestra inteligencia deberíamos tener el poder de crear aún más equilibrios.

Esta fue un poco de filosofía sobre una filosofía milenaria. Los cuatro elementos, el agua, la tierra, el fuego y el aire, son tan importantes como los alimentos que nos dan vida todos los días.

Namaste.

Alghedi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *