Nutrición y Deterioración Física (Parte II)

En el primer artículo escribí en general sobre la importancia de la nutrición y sobre mi asombro del consumo de bebidas gaseosas con gran contenido de azúcar preferido más a jugos frescos en muchos hogares del Perú, teniendo Perú una tierra bendecida que produce una gran variedad de frutos. Este es el segundo artículo en lo que se refiera a la alimentación y la importancia de una nutrición adecuada para un buen desarrollo físico, mental como también para mantener la salud. En este artículo que sigue al artículo Nadie se interesa por tu alimentación, aparte de los que te quieren (Parte I) mencionaré información importante del libro “Nutrition and Physical Degeneration” de Weston A. Price. Weston Price fue un dentista y nutricionista que viajó por el mundo estudiando a las culturas antiguas. Durante sus estudios pudo apreciar grandes diferencias físicas causadas por los diferentes tipos de alimentación: la alimentación tradicional y la alimentación moderna (para más información sobre Weston Price en Wikipedia has click aquí). En este libro muy interesante habla de la alimentación en las diferentes culturas de todo el mundo, que gracias a la sabiduría acumulada de generación en generación, dotaban a su población de una salud física hoy en día admirable. En este artículo yo utilizo información de los capítulos trece y catorce del libro, ya que en estos capítulos Weston Price habla sobre las culturas peruanas.

Salud física del hombre antiguo en el Perú

Todos conocemos las maravillosas construcciones dejadas por nuestros antepasados y que hoy en día siguen siendo admiradas por personas de todo el mundo, expertos y no-expertos de la materia. Muchas de estas construcciones no han podido ser explicadas y aún se desconoce cómo es que se pudieron lograr. Estas construcciones dejan testimonios de una ingeniería muy avanzada del antiguo peruano. Una parte muy importante a parte del desarrollo científico, económico y social de las diferentes culturas en el antiguo Perú, pero poco mencionada, es el aspecto de la salud. En el libro que mencioné antes, se hace un estudio de restos humanos provenientes de diferentes culturas del antiguo Perú. El señor Weston Price, siendo dentista de profesión, le daba gran interés sobre todo a las dentaduras de los cráneos que el estudiaba. Se menciona que analizando mil doscientos setenta y seis (1276) cráneos de la cultura Chimú no se pudieron encontrar en ningún cráneo deformidades que son común en la sociedad moderna, y que los dientes estaban en perfecto estado e  incluso los terceros molares se encontraban bien colocados. Muchos más estudios fueron hechos en diferentes partes del Perú y se encontraron resultados muy similares. Los habitantes del antiguo Perú estaban físicamente muy bien desarrollados. La pregunta que sale a resaltar de estos estudios es la siguiente: ¿por qué eran los antiguos peruanos tan saludables y bien formados? o formulada de otra forma ¿qué hacemos como sociedad actualmente que aquella fortaleza física del antiguo peruano no está distribuida por toda la población?.

La nutrición como factor esencial para un buen desarrollo físico

El señor Weston Price llega a sacar una conclusión después de realizar estudios no sólo en Perú, sino en todo el mundo. Después de comparar las costumbres alimenticias del hombre moderno con las costumbres alimenticias del hombre antiguo (que puede ser encontrada aún en cierta regiones y pueblos del mundo), llega a la conclusión de que la razón de este deterioramiento físico se debe a la alimentación moderna (en el libro se la menciona como la alimentación del hombre blanco). Con la llegada de los españoles y otros europeos a Sudamérica (el hombre blanco) se trajeron nuevos productos alimenticios que fueron incluidos en la dieta de muchos habitantes de Sudamérica. La dieta del hombre blanco está compuesta de harina refinada, azúcar, alimentos azucarados, alimentos enlatados y arroz refinado. Existen hoy en todo el mundo grupos que aún acostumbran a alimentarse como sus antepasados, antes de la llegada alimentación moderna. Gracias a la existencia de estos grupos Weston Price pudo comparar el estado físico (poniéndole énfasis a la salud dental)  de estos grupos étnicos que aún se alimentan como sus ancestros, y otros grupos de la misma etnia pero que adaptaron la alimentación moderna. En estos estudios se pudo observar un deterioro de la salud, deformaciones dentales (p. ej. mala formación del arco dental, mayor incidencia de caries) en aquellos grupos que habían adoptado una alimentación basada en azúcares, harina y otros alimentos tratados (alimentos del hombre blanco). En el libro se hablan de estudios hechos a base de comparaciones físicas directas entre las poblaciones con diferentes estilos de alimentación. Hay muchas razones por las que la alimentación moderna causa estas deformidades. Los alimentos modernos carecen de valor nutricional y abastecen al cuerpo sólo con calorías. Para que un cuerpo se desarrollo bien y fuerte necesita de una cantidad de macro- y micro-nutrientes. Como mencioné antes, y regresando a los habitantes del antiguo Perú, ellos tenían una sabiduría acumulada de generación en generación, y sabían como alimentarse para abastecer al cuerpo con todos los nutrientes necesarios para tener un desarrollo excepcional.

La alimentación de los habitantes del antiguo Perú

Uno de las factores más importantes de un buen desarrollo físico es el proveer al cuerpo con todos los nutrientes necesarios. Muchas culturas antiguas proveían a la mujer desde su embarazo con alimentos especiales debido a que se tenía la creencia (mejor decir sabiduría o conocimiento!) de que ayudaban a un mejor desarrollo del niño. Los infantes en etapa de desarrollo también recibían una alimentación especial. (Aquí un ejemplo de una tradición en la isla de Fiji: “cuando una madre avisa al jefe de la tribu que estaba embarazada, el jefe llamaba a una fiesta a celebrar en honor del nuevo miembro que se uniría a la colonia. En esta fiesta los miembros de la colonia pedían ellos mismo de adoptar al niño en caso de que los padres fueran a morir. En la fiesta el jefe asignaba a dos varones jóvenes de ser responsables de ir al mar todos los días para asegurar los alimentos de mar que la mujer embarazada necesitaba para nutrir al niño.”).

Cabe nuevamente mencionar que la sabiduría del antiguo peruano le permitía vivir en conformidad con las leyes de la naturaleza, permitiendo así un desarrollo físico muy bueno. El autor del libro se impresionaba cada vez viendo a aquellos habitantes peruanos que vivían aún bajo las costumbres de sus antepasados, igual a antes de la llega de los españoles. Aquellos peruanos gozaban de muy buena salud dental, de muy buen desarrollo corporal así como también de muy buen carácter. En la selva, en los andes y en la costa, estos peruanos mantenían su salud debido a que se alimentaban como lo hacían sus antepasados. Sabían abastecerse con los nutrientes necesarios que provenían de plantas, frutos, pescados, carne y cereales. Otro punto que el autor recalca es la gran fortaleza física del hombre andino, que el pocas veces ha podido ver en sus viajes por el mundo.

Un dato muy importante, pero que uno estando acostumbrado a la vida actual y por lo tanto ignora ignora, es que en el antiguo Perú no había leche. Tampoco existían vacas, cabras, corderos ni caballos en el antiguo Perú. Lo que si había eran por supuesto las llamas, alpacas, ciervos salvajes, aves y cuyes. La alimentación del antiguo peruano se basaba en el pescado, muchas plantas, frutas, papá, quinua, etc. En la costa los habitantes acostumbraban a combinar la comida marítima con plantas, así dándole más valor nutricional a los alimentos. Así se encuentran muchos más ejemplos de como el antiguo peruano lograba adaptarse al clima y a abastecerse con los alimentos necesarios para una buena salud.

La alimentación en el Perú actualmente

El Perú tiene hoy en día tanta variedad vegetal y animal como hace 2000 años.  Es decir que sigue siendo una tierra bendecida que puede proveer con todos los nutrientes necesarios para una nutrición excepcional a toda la población. Una de las cosas contra las que hay que pelear, o simplemente ignorar, son los productos procesados que no aportan ningún valor nutricional. También la gran cantidad de dulces y bebidas gaseosas. Se sabe que se siente hambre cuando el cuerpo tienen la necesidad de más nutrientes. Con el consumo de azúcares el hambre se sacia por un momento, pero los nutrientes que el cuerpo necesita no han sido suministrados. Por lo tanto el hambre volverá a aparecer pronto. Si se comete el error de volver a comer golosinas, el cuerpo poco a poco tendrá una mayor necesidad de nutrientes, necesarios para la construcción de una buena estructura física. Esto conlleva a la malnutrición y quizá a malformaciones. Es una cuestión de educación enseñarles a los niños, jóvenes y ancianos la importancia de una alimentación de calidad. Sobre todo aprender de nuestros padres y abuelos, ya que ellos podrían tener muchos conocimientos sobre la alimentación de nuestros ancestros. La alimentación moderna en dirección a productos procesados sin aporte alimenticio es un fenómeno actual que en las últimas dos generaciones ha explotado aún más y debido al consumismo y capitalismo las empresas tratan de vender productor no para el bienestar del consumidor, sino para generar sólo más ganancias.

El Perú está bendecido con una tierra y mar que da una gran cantidad de variedad de alimentos con alto valor nutricional. Es una alegría aprender día a día de aquellos alimentos y de su gran aporte nutricional. Y lo mejor de todo es que solos y su combinación saben deliciosamente bien.

Alghedi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *