Clasificando al Mundial. Entre Ganar y Clasificar.

En algunas horas Perú jugará contra Colombia para la clasificación al mundial estando Perú ahora en el quinto lugar con 25 puntos, lo que lo deja en el repechaje, que quiere decir que la clasificación de Perú al mundial está aun por verse. Existen ahora diferentes posibles resultados. O Perú le gana a Colombia (Perú clasifica al Mundial en Rusia), Perú y Colombia empatan (clasificación depende del resultado de otros partidos), y el Perú pierde (clasificación aún factible y dependiente también de los resultados de otros partidos). Yo no soy fanático del fútbol, pero si apoyo siempre al Perú aunque a veces me pierdo de ver algunos partidos de fútbol (por ejemplo el partido contra Colombia lo pasarán aquí en Alemania el Miércoles a la 1:30 a.m., pero por la bicolor me quedaré despierto.). Lo que si me interesa de todo el tema de los partidos de fútbol es ver la mentalidad de muchos aficionados del fútbol y de la prensa. Pero aún más me interesaría saber la mentalidad de los jugadores de la nacional. Será que algunos jugadores empiezan un partido de fútbol pensando “sólo tengo que empatar”, o “sólo tenemos que meter un gol” o “podemos perder máximo por un gol de diferencia sino nos fregamos”. Este tipo de mentalidad es una mentalidad negativa o conformista. Si bien no será posible olvidarse del resultado que hay que obtener para seguir clasificando, centrarse en aquel resultado es de alguna manera bajar el rendimiento y no dar el máximo. Quizá sea esto algo difícil de entender para algunas personas, pero se puede explicar mucho más fácil de otra manera. En muchos campos de la vida las personas tienen una idea de lo que sería “lo mínimo aceptable”, y eso no está mal. A veces ese “mínimo aceptable” parece definir la vida de las personas, cuando debería ser ese “mínimo aceptable” aquello que en caso extremo uno aceptaría. Es como si alguien dijera: “me casaré con la persona que me comprenda.” Analizando la frase suele parecer que el mundo no puede comprender a aquella persona, y segundo si existe a alguien que la comprenda, dudo que esta persona comprensiva sea verdaderamente cuerda o normal. Otros tienen un “mínimo aceptable” en el trabajo: “con el dinero puedo vivir y tengo los fines de semana libre”. Otras personas tienen también este “mínimo aceptable” con su auto: “sigue andando”. Y así existe una infinidad de ejemplos sobre lo que yo llamo el mínimo aceptable. Y aquí se podrían confundir dos cosas: el conformismo con el ser feliz con poco. Ser feliz con poco es un hábito muy bueno, y cabe mencionar que aquellos que son felices con poco es porque tienen lo mejor de calidad. El conformismo es aceptar aquello que simplemente funciona, sin deseo de mejorarlo ni de llevarlo a un nivel mayor. Yo uso dos lapiceros en vez de diez, pero estos dos lapiceros son de calidad. Es mejor comer tres veces al día cantidades medianas y de calidad, que estar masticando golosinas 6 veces al día. “Con eso me lleno” sería también otro ejemplo del “mínimo aceptable” en cuestión de alimentación, sin pensar si hace bien o no al cuerpo. La naturaleza del ser humano es de gozar de la calidad, por eso todos admiran a los millonarios, porque los millonarios y super estrellas están rodeados de calidad. Lamentablemente pocos piensan en calidad y en obtener lo mejor.

Por eso espero que todos los muchachos de la selección peruano tengan en mente hoy darlo todo, meter tantos goles como sean posibles. No diré “como si fuera el última partido de sus vidas”, pero si diré “porque será el última partido de este día, y uno muy importante”.

Alghedi

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *