El piso de un Mercado del Sábado

Qué se puede observar en esta foto? Quizá la pregunta sea muy simple, demasiado simple, pero a veces lo maravilloso de las cosas no está en lo complicado, sino en lo simple. Y por lo general, lo más hermoso y grandioso está por lo general en lo simple. Simple no es fácil. Al contrario, lo simple está tan bien hecho que aparenta ser fácil, pero no lo es. A lo mejor tengo que cambiar la pregunta: ¿qué no vemos en la foto? Bueno, se pueden ver las piedras que están ordenadas de cierta forma que forman abanicos, algunos pies, zapatos, pantalones. Algunas sombras de aquellas personas transitando por aquella calle. Pero debo admitir que nos falta aún información … me disculpo por ello.

Dónde fue tomada esta foto?

En la ciudad de Maguncia (Mainz en Alemán) el mercado local está ahí tres veces a la semana (más información). Este mercado vende sobre todo productos de la región que son muy apreciados por la gente de la ciudad, ya que ellos apoyan los productos de la región primero, luego los productos en general de Alemania, y luego sólo compran productos de otros países si sólo es necesario o inevitable (por ejemplo plátanos y paltas o aguacates que no crecen por nada en tierra alemana). Este mercado está abiertos por muchas horas y está muy bien visitado. Esta foto la tomé un sábado, el día en el que el mercado está más visitado, ya que es el día cuando todos salen a comer algo, a hacer compras, a pasear, a tomarse una copa de vino. El mercado local es uno de los mejores lugares para reunirse y hablar de diferentes temas, entre ellos los productos de la región. Regresando a la foto …

¿Qué no se ve en la foto?

En la foto no se ve basura! Aunque la respuesta puede ser muy simple o tonta, no lo es por nada. Después de 6 horas de mercado en una calle muy transitada, el suelo de esa calle sigue igual de limpia como a las 5 de la mañana, después de que fue barrida por el servicio de limpieza de la ciudad de Maguncia. Las personas que visitan aquel mercado quizá tengan diferentes religiones, diferentes razas y diferentes nacionalidad, pero debido a la cultura de todas las personas se puede leer muy fácilmente un mensaje claro: “yo me cuido, yo cuido mi casa, yo cuido mi barrio, yo cuido de mi ciudad. Si daño a mi ciudad estoy dañando a mi barrio, estoy dañando a mis vecinos y al final me estoy dañando a mi mismo.”

A disfrutar!

Salir un sábado a tomarse una copa de vino blanco a las 10 de la mañana en el mercado local es una cosa típica en Maguncia. Personas de todas las edades se reúnen desde de la mañana hasta las dos de la tarde a comprar los mejores productos orgánicos de la región. A veces se ven a algunos vendedores algo desanimados porque no venden mucha ya que sus productos no son de Alemania. La gente paga con gusto más dinero con tal de apoyar la producción loca. El puesto de quesos está muy lleno ya que todas sus variedades de quesos están ahí para ser probadas. El puesto de flores da alegría a todas las personas que pasan por ahí, sobre todo a señoras y jóvenes señoritas que quieren algún arreglo floral sobre las mesa de sus casas o en la cocina. Al mediodía muchas personas van ya por su tercera o cuarta copa de vino, algunas se van retirando, otras siguen porque se tienen que encontrar con amigos después a almorzar. Muchas personas van solas para alegrar los ojos con la variedad de colores de los alimentos. Un hombre se tropieza con nosotros y le cuenta a una de las chicas que todos los sábados va al mercado local para comprarle flores a su mujer. Más allá hay un grupo de activistas que juntan firmas para evitar la destrucción de un pequeño parque detrás del mercado. Hay algunos músicos ganándose un par de monedas. A las dos de la tarde todo el mercado se va alistando para irse. Los precios bajan, pero no hay ningún desorden. Muchos están ahí para sobre todo disfrutar y pagan con gusto el precio justo para apoyar a los productores locales. A las dos y media de la tarde la plaza está vacía y no hay señales de que hubiera habido un mercado. El suelo de aquellas calles se ve igual a las cinco de la mañana, al medio día durante el mercado, o a las dos y media de la tarde después del mercado.

Alghedi

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *