Sin Café por 30 días (Parte 3): Agua

Hoy es el 22 de Agosto y ya faltan 8 días para cumplir el reto de los 30 Días sin Café. La verdad que hasta hoy, lo que he hecho cada vez que quería tomarme un café ha sido hacerme una infusión (té, menta o limón y kión) o sino simplemente llenar una jarra con agua y tomarla durante todo el día. Tengo que decir que sólo he visto efectos positivos de este experimente. Aquí nombraré los cambios que he experimentado por haber dejado el café todo el mes de Agosto.

  1. Menos dolor de estómago. Cuando tomaba una taza de café, todo estaba bien. Si me pasaba de una tasa de café, por lo general experimentaba una acidez estomacal. Este no era el caso si tomaba café después de haber comido mucho, ya que su efecto era aquí más positivo que negativo. El café me daba la sensación de que la digestión mejora y es como si “cortara” la grasa. Pero si tomaba dos o más tazas de café, sin duda tenía dolor de estómago, causado principalmente por la acidez del café.
  2. Dolores de encías. Hay muchas razones para los dolores de encías, y las sentía muy sensibles sobre todo cuando tomaba café. Desde que dejé de tomar café a principios de agosto ya no siento esa sensibilidad en las encías e incluso siento que mi cuerpo se está “recuperando” de tanto consumo de café por todos los meses anteriores.
  3. Irritabilidad y nerviosismo. Si bien usaba el café para mantenerme más productivo y despierto, lo que funcionaba muy bien, por otro lado el cuerpo se encontraba en un estado alterado, irritable y nervioso. La energía era demasiada y no era una sensación pacífica. Aquí debo mencionar para todos los que tienen sentimientos en los cuales están trabajando, que es una muy buena idea dejar el café, pues con el consumo del café no van a poder escuchar a su cuerpo bien. Las emociones se expresan mediante el cuerpo, pero si debido al consumo del café el cuerpo está en un estado constante de irritabilidad y nerviosismo, entonces no podrán captar sentir sus emociones que son emitidas por su cuerpo.
  4. Dormir mejor. Gracias al café me podía mantener muchas horas despiertos, esto a costo de la salud del cuerpo. El sueño era malo y a pesar de eso podía estar al día siguiente trabajando sin problemas gracias a la ayuda de un café en el desayuno. Dejando de café de lado empecé a sentir mucho más cansancio en las noches, pero el descanso fue mucho mejor y después de algunos días levantarse se sentía diferente. Si bien ya no está esa inyección de energía que proviene del café, las mañanas empiezan más tranquilas y la energía que emana del cuerpo es de una manera fuerte y pacífica a la vez.
  5. Ligereza. Esta ligereza se puede deber no sólo al haber dejado de consumir café, sino también al consumo mayor de agua. Ya que cada vez que quiero tomar café lleno una jarra con agua, tomo mucho más agua que antes, por lo que mi cuerpo está más hidratado. Cabe decir que el café deshidrata el cuerpo, y si de por sí se consume poca agua, se vive todo el tiempo deshidratado, lo que se ve en los ojos, cabellos, piel y funcionamiento de los órganos del cuerpo.

Yo creo que seguiré mi rutina tomando agua. El café sólo me ha traído más problemas que cosas buenas y fue un casi vicio al que caí por que la bebida está por todos lados y es fácil de adquirirla. A aquellos que sientan irritabilidad, dolor de estómago, acidez, nerviosismo, mal sueño durante las noches, cansancio por las mañanas, les puede recomendar una cosa directamente: dejen el café! o moderen su consumo muchísimo.

Saludos,

Alghedi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *